Lentes de Contacto - Higiene

Sobre la cornea normalmente hay gran cantidad de bacterias, algunas de ellas dañinas. Su acumulación puede originar inflamaciones y molestias.

Objetos extraños como pueden ser pestañas, partículas de polvo, residuos de cosméticos, etc. pueden ser causa de daños superficiales de la cornea, los que se manifiestan a través de pequeños y cortos dolores.

Por eso recomendamos lo siguiente:

Antes de colocar , quitar o manipular sus lentes higienice sus manos con agua y jabón. Verifique que los mismos estén del lado correcto (bisel hacia delante) y no del lado incorrecto (bisel hacia afuera)

Si el lente se dobla, o al quitarlos se pegan sus lados, colocarlos en la palma de la mano y mojarlos completamente con la solución de enjuague y frotarlos suavemente hacia un lado y hacia el otro con el dedo índice hasta que vuelva a tomar su forma normalmente.

No enjuague sus lentes de contacto con agua de la canilla, ni rocíe sus lentes con ninguna solución que no sea el líquido indicado. Además recuerde no dejar jamás sus lentes sin líquido.

No los manipule con elementos duros, evite rozarlas con el filo de las uñas al sacarlas.

Ante cualquier enrojecimiento severo, dolor o anormalidad quite sus lentes de contacto de los ojos y consulte a su oftalmólogo. También debe quitárselos para dormir , bañarse y tomar sol.

Para los que usan lentes para dormir, deberán colocarse una gota de lágrimas artificiales o humectantes antes de acostarse y lo mismo al levantarse.